Juventudes Ortodoxas y la ayuda a gente en situacion de calle

El viernes 15 de Junio del 2018, las Juventudes Ortodoxas de dos comunidades hermanas se unieron por la causa de intentar ayudar en algo a los más necesitados, yendo al encuentro del prójimo cara a cara como el Señor en sus Evangelios instaba. Las comunidades que participaron de esta actividad fueron la Iglesia Ortodoxa de la Santísima Virgen María (del Patriarcado de Antioquia) cuyo rector es el padre Francisco Salvador; y la Iglesia Ortodoxa Misionera San Nicolás de Serbia (del Patriarcado Serbio) a cargo de su rector el padre Dúshan Mijailovich. El encuentro fue organizado por los jóvenes con semanas de antelación, siguiendo un llamado propio de su fe y de su edad, ir a la acción. Pero sin nunca olvidar el sentido y la oración, que es desde dónde debe nacer cada acto de una vida cristiana. Todos los jóvenes realizaron una donación ya sea de algún alimento o en vestimenta, e incluso con su trabajo y esfuerzo. Se reunieron a las 20:00 horas en el Templo de la Iglesia Ortodoxa de la Santísima Virgen María, ubicado en la Avenida Pedro de Valdivia # 92, Providencia, Santiago. Actualmente este Templo cobija a ambas comunidades. Allí llegó su rector el padre Francisco Salvador quien realizó una bendición y oración con los participantes de la obra, instándolos a seguir trabajando de esta forma. Las juventudes armaron los panes, prepararon los termos con agua caliente y se seleccionó la ropa a entregar. Algunos debido a su corta edad o a otras circunstancias colaboraron solo con el tema logístico ya que no pudieron ir directamente, pero de igual manera entregaron todo su apoyo y alegría. Los diez jóvenes que fueron se organizaron en distintos vehículos y se pusieron en marcha. Para algunos esta fue la primera experiencia en esta manera de ayudar, con lo cual había cierta expectativa y ansiedad aunque ante todo se encontraba la confianza en Dios. Se realizó una visita a la postas del Hospital Barros Luco y del Hospital el Salvador. En Chile es común que los servicios de emergencia de los hospitales públicos funcionen como albergues provisorios, sobre todo en los meses de invierno en que casi cada año muere gente en situación de calle debido a las inclemencias del clima en la zona central y sur del país. Es en este lugar que los jóvenes quisieron aportar con algo a las vidas de estas personas. Y aunque poco y nada es un sándwich, un té, un café y una vestimenta. La gente lo agradeció mucho, ante todo la sonrisa, la alegría, el respeto y el cariño con que se les trató, tanto a la gente en situación de calle como a los trabajadores de los hospitales o quienes simplemente esperaban su turno (de varias horas) para ser atendidos allí. Fue en este ambiente grato dónde se dieron diversas conversaciones en las que Dios y la fe fueron un tema recurrente, querían saber de dónde venían estos jóvenes y por que hacían dichas cosas. Es así que se conoció a algunas personas que habían participado de una u otra forma de la fe Ortodoxa, algo para nada común es este país. Como resultado final fue un consenso entre los asistentes el hecho de que en esta experiencia recibieron muchísimo más de lo que pudieron entregar. Gracias al cariño, las felicitaciones, los agradecimientos que casi toda la gente les dio es que ellos terminaron más nutridos de como llegaron. Se tiene presupuestado salir al menos una vez al mes a este u otros lugares a ayudar, junto con la participación en otras instancias como lo es en el Hogar de Niñas apadrinado por la Iglesia de Antioquia, u otros lugares como los hogares de ancianos, etc. Pero nunca olvidando la oración y la vida de Iglesia que es a fin de cuentas la instancia dónde el alma se encuentra con Dios.

Osvaldo Hurtado

 

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *