«…Dios me regaló el amor de mí vida y un nuevo camino…»

Los bautizos de las personas latinas en la parroquia de San Nicolas de Serbia se esta transformando en algo frecuente. Ésta vez nuevamente tenemos la oportunidad de compartir ésta alegría con uno de los feligreses. La persona, que se ha convertido en ortodoxo, pasó un camino muy largo por varios países,  mentalidades y culturas hasta que descubrió el corazón de la Fe Ortodoxa. Y lo que más nos impresionó, fue su decisión de bautisarse junto con su hija de 7 años.

Con el nuevo feligres habló nuestra corresponsal Maria Derzhavina.

— Juan, ¿puedes compartir con nosotros la historia de tu vida?

— Mi nombre es Juan. Nací en la ciudad de Lima Perú. Actualmente vivo en la ciudad de Santiago Chile con mi hija de 7 años y mi actual pareja a quien amo mucho.  Trato de  vivir mi vida dignamente y muy agradecido  a Dios por todo lo logrado en mi vida a la vez  no dañar a nadie. He tratado de cumplir con cada mandamiento entregado por Dios basandome en mis principios infundidos en mi niñez,  la cual fue muy ligada a la religión católica influenciada por una costumbre familiár. Fuí bautizado sin derecho a elegir. Más hoy en día tengo una plena conciencia de lo que es la verdadera Fe y el sendero correcto del cristianismo teniendo como único  horizonte a Dios.

Me considero  muy humanista y aveces defensor de lo que creo correcto como persona, padre y pareja. También  me considero  una persona con alto índice de empatía  a quien no le gusta las injusticias, el egoismo y muchos otros defectos como seres humanos que hoy en día nos han alejado cada vez más de Dios, lo que nos mantiene ciegos sin permitirnos ver el verdadero propósito del Creador y toda ésa esencia, basada en valores, creencias y principios correctos. Lo importante de esta historia es que hoy siento que me he vuelto a reencontrar con Dios, considero que nuevamente,  ese camino perdido y confuso hasta hace unos días ha vuelto a mi como un perdón y reconciliación, ya que por varios años caminé ciegamente sin rumbo, con errores y tropiezos debido a mi distanciamiento de la Iglesia y de nuestro Padre.

¿Qué es lo que te impulsó a dejar el Catolicismo y a dirigir tu vista hacia la Ortodoxia?

Hace años dejé de ir a mi propia iglesia,  ya que no encontraba sentido alguno. Con respecto a la religión  Ortodoxa solamente había oído de ella como una creencia más en Dios, no  tenia ninguna motivación que me lleve a querer saber sobre lo que es o significa, hasta que conocí a mi pareja actual que es rusa ortodoxa. A través de ella empecé a encontrar el sentido a volver a la Iglesia. Al principio las doctrinas me parecieron similares a la iglesia católica,  la gran diferencia fue como la impartian. Acá  todo era más profundo,  comprometido,  real, con más vocación o sentido de fe cristiana y que dentro de sus feligreses , a pesar de todo,  existe un gran respeto hacia la iglesia,  lo que hoy en día no ocurre en la iglesia católica o sectas que cada vez, aparecen más, donde solo asisten personas confundidas y fácilmente manipulables por otras que lo único que anhelan es un bienestar material, sin conocer quien es o lo que significa Dios para nosotros. Lamentablemente   lo he visto en varios países de Latinoamerica. Muy pocas personas van a la iglesia por un sentido de creencia en Dios y toma los Sacramentos para obtener la bendición de Dios. Simplemente lo hacen como una formalidad. Un ejemplo es el matrimonio. Todos quieren tomar éste Sacramento sólo para lucir bien  con un vestido costoso y lindo y tener una ceremonia solemne. Y casi nadie lo hace por buscar el verdadero propósito.  Que es la bendición de Dios.

-¿Qué te dio la Ortodoxia?

Es la sensación de volver a nacer y tener la reconciliación con Dios.  Y cuando digo volver a nacer es volver a creer nuevamente. Comenzar de cero. Ves en la Iglesia respeto a Dios,  amor, vocación. Aunque sea por unos momentos encuentras lo que llamo la  paz espiritual. Después de muchos años vuelves a sentir que Dios está aquí. En la iglesia católica lo sentí cuando era niño, pero después se fue desvaneciendo. Yo visitaba muchas iglesias de distintas sectas como mormona, Testigos de Jehova, evangelista, pero no lo volví a sentir como antes. Más lo único que encontraba eran decepciones. Y después ese sentimiento  reapareció en iglesia Ortodoxa. Sólo en aquel momento sentí que tenia que volver a Dios y a mi vida cristiana. Creo que en la vida para seguir el sendero correcto necesitamos ver y saber  escuchar para poder aprender y  así  tomar las decisiones correctas, tal vez eso es lo que Dios busca en nosotros y que en algún momento de nuestra vida hagamos una introspección de nosotros  mismos  y así,  solo  así podamos comprender que la iglesia es su hogar, como su palabra no se dicta como una obligación o un deber, más bien es el derecho como hijos, entender lo que Él significa en nuestras vidas,  de esta manera apreciar desde lo minimo hasta lo más  grandioso que nos regala cada día desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos al anochecer. Donde lo más valioso desde mi punto de vista es agradecer cada vez un día más de vida.

-¿Qué impresión te dio tu Bautismo?  ¿Qué sentiste?

Por un momento mientras estaba realizando el Bautismo sentí que Dios me había perdonado. Tengo un profundo agradecimiento hacia mi pareja y al sacerdote ortodoxo honorablemente el padre Dushan, quienes  me guiaron nuevamente e impulsaron a tomar una gran desición , el de bautizarme  y bautizar a mi pequeña hija Sofia, quien jamás fue Bautizada bajo ninguna religión.

Creo que también  contribuyó enormemente lo  que pude percibir  en la comunidad ortodoxa, donde conocí a personas muy agradables con gran sentido de apoyo mutuo, muy amables dispuestas a colaborar y contribuir tanto para iglesia como para aquel feligres que necesite ayuda o simplemente compartir una experiencia con personas de distinta cultura e idealismo como nacionalidades, logrando así rodearme de un ambiente de cristiandad y familiar especialmente después de cada liturgia. Aprovecho de agradecer a cada uno de ellos en la comunidad por ser excelentes personas  conmigo y claro esta con mi  familia. Simplemente veo en ellos el reflejo de una verdadera cristiandad,  quiero aprovechar de brindarle mis más sincero agradecimiento al padre Dushan por su apoyo  incondicional y siempre presente con cada uno de nosotros. Finalmente solo me queda por decir que soy una persona muy perceptiva, que el sentir una paz, alegría, apoyo incondicional y la presencia de Dios en esa pequeña iglesia, me insentivó a tomar la mejor desición   de mi vida. VOLVER A REENCONTRARME CON DIOS.

Просмотры (5)

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *