Como Osvaldo se convirtió Serafín

Hace poco en la vida de nuestra parroquia de San Nicolás de Serbia en Santiago ocurrió un acontecimiento: uno de nuestros feligreses chilenos se hizo ortodoxo. Nuestra periodista, Maria Derzhavina, entrevistó a Serafín (Osvaldo) para conocer su impresion respecto del bautismo.

Hace poco en la vida de nuestra parroquia de San Nicolas de Serbia en Santiago ocurrió un acontecimiento: uno de nuestros feligreses chilenos se hizo ortodoxo.

– Osvaldo, ¡Cuéntanos acerca de ti!

– Tengo 28 años. Nací y vivo en Santiago de Chile. En el mundo fui nombrado Osvaldo Adolfo Hurtado González, pero ahora y con la Gracia de Dios en mi bautismo oficiado por el Padre Dusam y el Padre Diacono Roberto, recibí el nombre Serafín.

-Y ¿Porqué elegiste este nombre?

– Lo elegí porque es un gran Santo Patrono ruso ortodoxo y él reunió de una forma dulce y muy simple toda la santa doctrina de nuestra Iglesia Ortodoxa.

– Y ¿Cómo conociste la Ortodoxia?

Hijo de padres católicos romano, nieto y sobrino de protestantes. A lo largo de toda mi vida he andado en búsqueda de la VERDAD. Pasé por una larga lista de ideologías, tanto políticas como “espirituales”. Estaba pecando en mi mente y en mi cuerpo y lo más terrible es que pensaba que todo lo hacia bien. Yo buscaba la VERDAD en todo lo más interesante que me proponía mi cultura y no la encontraba, me sentía muy confundido hasta que por fin me dejé encaminar por Dios.  Conocí nuestra Fe hace casi 10 años gracias al gran escritor ruso L.N. Tolstoi, y por sobre todo a F.M. Dostoyevski y por la Iconografía, que estudié a fondo. También me impresionó la idea de los santos Stárets.
En Chile, realmente existe un alto grado de ignorancia   respecto a la Ortodoxia. Por eso la idea de convertirme me parecía muy irreal, la encontraba tan ajena a mi propia cultura que, a pesar de todos sus errores   aprecio mucho.

– ¿Qué es lo bueno que has recibido de la Ortodoxia hasta el momento? ¿Qué podrías decirle a tus compatriotas sobre tu fe?

– A lo mejor algunos se preguntarán ¿Por qué un occidental sudamericano  se convierte a la Ortodoxia? Les respondería: ¡Hermanos míos, simplemente porque es la VERDAD!

La VERDAD que mi corazón anhelaba desde la niñez se encontraba solamente en Oriente, con ustedes. Y como una manera de finalizar ésta entrevista puedo decir: “¡Hermanos, vivan nuestra Fe Ortodoxa con rectitud y santidad para seguir siendo “la Sal de la tierra y la Luz del mundo” que nos lleva a la gran Patria venidera en unión a nuestro Dios.

Me encomiendo a sus santas oraciones. ¡Dios les Bendiga!

Entrevista realizada por María Derzhavina

Foto: Elena Raskopova

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *